viernes, 31 de diciembre de 2010

Mi 2010

Ya ha pasado otro año. Enterito, día por día, 365 días, que se dice pronto. 365 días en los que me he levantado con más o menos esfuerzo para vivir mi vida, que no es tontería. 365 en los que he aprendido mucho de mí y de quienes me rodean.

Ha sido otro año complicado. Me da la sensación de que a partir de ahora todos los años van a ser complicados, ya van varios seguidos que no han sido fáciles y el 2011 tampoco promete que vaya a serlo. Así que nada, nos sumergiremos en el 2011 con alegría e intentaremos capearlo lo mejor posible. Seguro que entre todos somos capaces de sobrevivir a este año con número feo (me acabo de dar cuenta de que no me gusta que acabe en 11, número primo raro raro -y yo una friki, jajaja).

Si me pongo a pensar, lo mejor de lo mejor de este año es que seguimos estando todos los que tenemos que estar. Ha pasado un año, cada vez aparecen más defectos en piezas de fábrica por el uso, pero por ahora todo sigue funcionando. Así que, con mayúsculas, lo mejor del 2010 es que SEGUIMOS TODOS AQUÍ. Y eso es mucho.

Y si pienso un poco más me doy cuenta de que hay tres cosas que han sido fundamentales para mí este año: viajar, la música y las mudanzas.

Seguir viajando era casi un reto personal después de lo que supuso el viaje a Italia en el 2009. Creo que viajar es lo que más me gusta hacer en este mundo y necesitaba volver a disfrutar de verdad con ello. El mejor viaje han sido mis vacaciones de verano con mi italianini loca: por fin relax y aventura, sólo empañada por la crónica de una decisión anunciada, y el enésimo jarro de agua fría que me cayó en el Adriático, aunque gracias a la distancia y la compañía no me quedé congelada por el frío. He de decir que en segunda posición y muy cerca se queda mi visita a England para explorar con mi hermano Birmingham y London, y que me dio perspectiva de lo que supone viajar conmigo.
Y el peor viaje: el retiro para poner orden en mi vida laboral en junio, aderezado con una trama política y con una boda muy especial como guinda. Sin duda, lo más difícil del 2010 para mí llegó justo a la mitad del año.

Reconciliarme con la música, y con la música en directo en particular, era también un reto personal, casi más difícil de superar que el anterior. El regalo más importante de quien tanto me quiso fue su música. Yo a cambio le piqué con el gusanillo de viajar... Así que me he dedicado este año a redescubrir lo que me gusta.
Ir al Vinilove con dos buenos amigos fue genial. Pero sin duda el mejor concierto ha sido el de Arcade Fire. Llevaba tanto tiempo esperándolo... y no defraudó. Además, ya había dado muchos pasos musicales antes y fue la guinda para que disfrute ya para siempre de la música en directo.
El concierto más difícil para mí, pero igualmente preciado, fue el de Pauline en la playa y sus curiosas coincidencias. Parte dolorosa de mi aprendizaje en el 2010.

Sobre las mudanzas... ¿qué puedo decir? Por una mudanza empecé a escrir este blog y sigo aprendiendo a cargar con menos trastos innecesarios. Y en este tiempo de un lado para otro he aprendido a andar sola, algo que casi había olvidado aunque sigo prefiriendo pasear acompañada.
De todas las muzanzas de este año, la más fácil fue, aunque parezca mentira, irme a Teruel: después de tomar la decisión, que ya lo mío me costó, todas las cuestiones prácticas fueron resueltas en un plis-plas, y me llevé el abrigo de todos los que me querían. Llorando me fui de Madrid, llorando salí de Teruel y riendo volví a la que, por ahora, sigue siendo mi ciudad.
Y la mudanza más difícil ha sido, frente a todo pronóstico, la última que he hecho dentro de Madrid: encontrar piso fue toda una pesadilla, me hizo recalar en dos casas amigas, y me dejó totalmente agotada física y psicológicamente. Tanto sólo pido para mí que en el 2011 me mude como mucho una vez...

Sé que algunas de las personas que han entrado este año en mi vida han llegado para quedarse. También sé que hay algunas que se han alejado y que probablemente no vuelvan. En eso, el 2010 no ha sido diferente a otros, y probablemente el 2011 tampoco lo sea. Pero sigo pensando que soy afortunada por todo lo que me ha pasado este año y por haber tenido con quien compartirlo. ¡GRACIAS a todos vosotros!

Ya sólo nos queda descubrir el 2011: ¡seguro que también será una aventura apasionante!

jueves, 30 de diciembre de 2010

Diciembre de 2010



Apareció en Aquí te pillo, aquí te grabo en junio de 2009.
Yo lo he descubierto hoy, año y medio después.

Entonces no me hubiera podido sentir identificada con estas palabras, pero el tiempo todo lo cambia...

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Desde Suecia...

...y especialemente para mí esta mañana, sonaban en la radio Bye Bye Bicycle, un grupo indie sueco que con esta canción me transporta un poco sobre olas a lugares más cálidos




All the words you told me
And all the words you didn’t
You keep them inside,
you hide them so well – for life – for life

All the words I told you
And all the words I didn’t
I keep them inside, I wear them all out
But they come alive, like this lie alive – this lie



No es la primera vez que los escucho, pero sí es la primera vez que me quedo definitivamente con su nombre. Un nuevo "descubrimiento" en los últimos días del año :-)

lunes, 27 de diciembre de 2010

Mundo pequeño


Nos encontramos lejos, muy lejos, y supuso un antes y un después en nuestra vida. Desde entonces, todos los años vuelves. Cada vez con un aspecto diferente. Cada vez más feliz y en armonía con la vida.

Esta vez tocó en navidad y acompañado. Y tu sonrisa era todavía más clara, más limpia.

Una gran amiga mía se asombra de cómo hemos sido capaces de sobrevivir a incendios y naufragios. Cualquiera que me conozca sabe todo lo que he tenido que luchar para llegar hasta aquí y mantener mi sonrisa. Cualquiera que te conozca sabe todo lo que has tenido que luchar para llegar hasta aquí y mantener tu sonrisa.
Somos unos afortunados supervivientes.

El mundo es pequeño. El mundo es a la medida de las personas que nos rodean.
Nuestro pequeño mundo es como nosotros queramos que sea :-)

domingo, 26 de diciembre de 2010

Navidad en el siglo XXI

Inmersos como estamos en la era de las telecomunicaciones, la historia de la Navidad en nuestros días podría ser algo así:



¡¡FELICES SONRISAS!!

sábado, 25 de diciembre de 2010

Just for Christmas

Buscando por la red un villancico un poco diferente para disfrazar estas fiestas, me he encontrado con esta canción de los Beach Boys que tiene como escenario estas entrañables fechas.


My baby she told me
She don't want to hold me (oh, no!)
And kiss my lips anymore (unh-unh!)
She's gonna leave me
And she don't believe me
That I'll be true now

Well, maybe she don't love me
Is not thinkin' of me
But why'd she do it this time of year?
She knows that I'll miss her
And I'll wanna kiss her
If just for Christmas

Merry Christmas, baby
Merry Christmas, baby
Merry Christmas, baby

Tell me, what should I do
To really convince you
That I'm not the guy anymore?
Take back my ring now
I'll do anything now
But please forgive me

I've made my mistake but
I'm willing to wake up
And never mess around anymore
Oh, why did we break up?
There's still time to make up
If just for Christmas

Por mucho que nos empeñemos, estos días no son mucho más felices que otras, y si no que se lo digan al protagonista de la canción...

PD: Haré una concesión: disfrutar de días festivos que permiten pasar con la familia sí que es excepcionalmente bueno. Eso y los regalitos ;-) es lo que hace que odiar, lo que se dice odiar, no odiemos por estas tierras las navidades.

¡FELICES FIESTAS!

lunes, 20 de diciembre de 2010

Contrastes

Viernes, sonrisas y lágrimas:



... que ya colgué mi armadura en tu portal...
... no estoy aquí de visita...


Domingo de ritmos y baile:



Al fin y al cabo todo es música.
Diferente según la ocasión :-)

lunes, 13 de diciembre de 2010

La Alhambra hoy llora...

... la muerte del gran Enrique Morente


Omega - Enrique Morente y Lagartija Nick versionando los versos de Federico García Lorca y la canción de Leonard Cohen.
Mi canción preferida de este disco.
La única superviviente a las inundaciones en mi iPod.

Una de las piezas claves de nuestra música de los últimos años.
Como dicen en radio3: hoy empieza la leyenda.

Descanse en paz.

domingo, 12 de diciembre de 2010

Psicología aplicada


Hace no mucho me regalaron este vídeo. Digo este vídeo y no esta canción porque parte importante del regalo para mí no es sólo esta música sensual, sino la sucesión de imágenes que aparecen: imita a las láminas del test de Rorschard, utilizado como método de análisis de la personalidad en psicología. Mis conocimientos al respecto eran (y son) muy básicos, a pesar de que los he tenido muy cerca. Al indagar un poco en el tema a raíz de este vídeo, me llamaron la atención dos cosas: 1) parece ser un test con bastante credibilidad dentro de la comunidad científica como herramienta para describir la personalidad de un individuo, y 2) se ha hecho un esfuerzo grande por cuantificar las respuestas, de manera que el resultado del test no sea la suma de dos subjetividades superpuestas (paciente y psicólogo) sino que está respaldado por estudios científicos recogidos durante décadas.

Sin duda, la mente y el alma humanas forman parte de los grandes misterios del género humano y uno de los grandes retos para la ciencia... Y también para los en nuestro día a día intentamos apoyar y entender a quien nos acompaña. He de reconocer con cierta tristeza que mi interés por estos temas ha llegado tarde: yo necesitaba tanto descansar que ni las manchas de colores despertaron mi curiosidad entonces...


PD: No puedo resistirme: este post no estaría completo para mí si no mencionara el personaje Rorschach del cómic Watchmen, clarísimamente inspirado en estos tests ya que la cara de este súper-héroe decadente son manchas cambiantes que recuerdan estas láminas. Aunque siempre estuvo el libro en la estantería de casa, nunca me animé a leerlo (¿otra pequeña rebeldía personal?) y descubrí la trama y los personajes en la pantalla grande. Recuerdo ver asombrada cómo cambiaba la cara del siniestro Rorschard y crear la conexión al instante: no se puede negar que es original, ¿verdad?

viernes, 10 de diciembre de 2010

Mentiras piadosas



No preguntar lo que uno no quiere oír es una buena estrategia a veces. Sin embargo otras es necesario escuchar la respuesta porque sorprende por creativa. O por falta de creatividad, lo que es casi más triste.



Poesía de barra


Me duelen tus palabras... eres el gran especialista en ese campo. Pero es un dolor localizado con fácil solución.
A estas alturas ya soy una experta en automedicación y terapias alternativas, y tu falta de sutileza no provoca un diagnóstico grave. Parece que el aprendizaje va haciendo efecto :-)

jueves, 9 de diciembre de 2010

A vista de pájaro


Aunque yo no soy una persona especialmente temeraria, sí me llaman la atención algunos de los deportes denominados de riesgo. Y si tiene que ver con el agua o con el aire mejor que mejor.
Unos compañeros del IAC hicieron parapente biplaza esta primavera y llegué a pensarme seriamente coger un avión para apuntarme a la experiencia. Al final se impuso la razón y me quedé en tierra (en todos los sentidos) y ahora que venía con un poco de tiempo no dudé en intentarlo.

El resultado se puede ver (un poco regular) en este vídeo: volé un ratito con ayuda experta y una gran vela, pero volé al fin y al cabo.

video


No se puede explicar con palabras qué se siente cuándo de repente no tienes tierra bajo tus pies y te das cuenta de que estás en el aire y ves el mar a vista de pájaro...
Las condiciones ayer no eran las más propicias (al fin y al cabo aquí también estamos en invierno) y no fue un vuelo largo, pero puedo decir que tuve el valor suficiente y volé: una experiencia nueva que apuntar a mi lista :-)

martes, 7 de diciembre de 2010

Una canción me trajo hasta aquí


Varias primaveras atrás el viento cambió,
y una canción me trajo hasta aquí.

No fue más que un signo sutil
que luego creció,
y una canción me trajo hasta aquí.
Antes, antes en aquel otro mundo distante,
tiempos de otro cantar.
Lejos, lejos con la mirada en otros espejos,
sin darme cuenta un día eché a andar.
Con un entusiasmo infantil
que dura hasta hoy,
una canción me trajo hasta aquí.
Fui dejando versos detrás
renglón a renglón,
una canción me trajo hasta aquí.
Antes, antes en aquel otro mundo distante,
tiempos de otro cantar.
Lejos, lejos con la mirada en otros espejos,
sin darme cuenta un día eché a andar.


Y en esta ocasión, me lleva de concierto a ver de nuevo a Jorge Drexler.
Otros tiempos. Otras gentes.
Con la mirada en otros espejos,
sin darme cuenta un día eché a andar.

lunes, 6 de diciembre de 2010

Navajas venecianas


"Venecia es mucho más que una ciudad,
es un estado de ánimo,
un recuerdo,
una forma de ver el mundo."

Cita de Papeles Perdidos.

Una excusa donde hablar de Venecia como escenario, del acqua alta de Venecia, de los palacios venecianos, ,de Hugo Pratt y su Corto Maltés...

Y una excusa para que yo vuelva a preguntarme dónde estarán esos cómics de Corto Maltesse que compramos en Verona, que propuse incluso regalárselos a ella...

Una excusa como otra cualquiera, hoy que tocaba inundación de recuerdos.


Una confesión: me cae simpático este pirata moderno. Siempre me lo ha parecido.
Pero debí prestar más atención a su propuesta y haber amenazado yo también con mis navajas. Sin duda, las mías nunca estuvieron lo suficientemente afiladas para crear una suerte más propicia. Lo tendré en cuenta la próxima vez que visite Venecia...

domingo, 5 de diciembre de 2010

Cuando la verdad se esconde

... al final acaba por aparecer acorralada en una esquina o debajo de la alfombra. Al menos eso es lo que mi poca experiencia me ha mostrado hasta el momento. Y al menos eso es lo que vemos día a día en los medios de comunicación. O mejor dicho, lo que no vemos.

No voy a entrar en analizar la crisis de los controladores aéreos. Me falta tanta información como me sobra. Y no, no es una incongruencia decir eso. Simplemente creo que los medios de comunicación convencionales (prensa, radio y televisión) no están mostrando sino la información desde la perspectiva que les conviene -esto no es una sorpresa a estas alturas- y hay todo un crisol de datos y opiniones al margen que pueden ser más esclarecedores que las piezas de color y carácter humano que nos presentan. Y la verdad, como siempre ocurre, no estará en un lado ni en otro, sino esparcida en mil pedazos por el suelo, unos trozos debajo de la alfombra y otros muchos amontonados en una esquina.

Todo este jaleo aparece justo después de que hace unos días uno de los protagonistas de una serie que daban por la tele amenazaba a los malos con llevar cierta información no a la televisión ni a la prensa sino filtrarla a blogueros y aireala por twitter. Y me sonreí al ver cómo ya la red es el medio alternativo, mucho más eficaz hoy en día, donde mostrar la verdad. O esconderla entre muchos datos erróneos o incompletos.

Ahí es donde está el reto: ser capaces de reconocer cuándo nos están manipulando cuando la verdad se esconde. Y eso, a día de hoy, es realmente difícil.

sábado, 4 de diciembre de 2010

Ideas de bombero


No, no es que los vientos que soplan por aquí me estén afectando a la cabeza, sino que la primera semana de estancia en las islas estuve acompañada -en sentido figurado- por un grupo de bomberos de lo más majo (algo se me ha quedado de mi estancia turolense...). A mí me hizo mucha gracia encontrarmelos nada más llegar al hotel (fueron muy amables y dejaron pasar primero a la señorita, es decir, yo, que no estoy muy acostumbrada a estas gentilezas). Y me llevé una grata sorpresa cuando al bajar a desayunar una mañana me los encontré a todos con el uniforme puesto, mucho más atractivos que de calle. Había uno que incluso se daba un aire a Hugh Jackman... (¿¡¿sufriré también yo del síndrome del uniforme y lo ignoro?!?).

Inevitablemnte me entró la curiosidad: ¿qué hacían estos bomberos en mi hotel? Una compi encontró la respuesta de dicha invasión: bomberos de diferentes ciudades Patrimonio de la Humanidad (en la recepción escuché al menos Cáceres, Salamanca y Teruel) se reunían en La Laguna (también Patrimonio de la Humanidad) para hacer un simulacro y poner a prueba su capacidad de reacción. Yo desde luego estaba mucho más tranquila sabiendo que estaban cerca :-)

Contando la anécdota de los bomberos de uniforme he recordado a los famosos chicos uniformados/disfrazados de Village People, ese gran grupo icono gay. No hay bombero en esta formación, pero verlos cantando el famoso YMCA no tiene desperdicio y anima este sábado de mal tiempo ;-)

jueves, 2 de diciembre de 2010

Historia al alcance de la mano


Hoy he tenido la suerte de asistir a una charla impartida por Jocelyn Bell, quien descubrió la existencia de púlsares durante tu etapa de estudiante de doctorado. Lo primero que me ha llamado la atención es que parece mucho más joven de lo que es en realidad: tiene ¡67 años! y os puedo asegurar que no los aparenta para nad, lo que hace reafirmarme en mi idea que dedicarse a la ciencia rejuvenece (algún consuelo tengo que encontrar estos días...).

Su charla no ha sido una clase magistral sobre el tema, sino que nos ha contado cómo hizo este descubrimiento. Ha sido genial ver fotos de su época de doctorado donde mostraba el radiotelescopio que montó durante dos años para tener derecho a tomar datos durante seis meses (antes de ceder el tiempo de observación al siguiente estudiante de doctorado), y los kilómetros (sí, exactamente 5.4 km) de papel donde se registraban las señales radio que después desvelarían los púlsares. Un apunte realmente interesante en su caso: la ciencia no sólo es cuestión de neuronas bien entrenadas, sino también de fuerza y habilidad con el bricolaje ya que el montaje de todos los postes y la colocación de los cables y circuitos eléctricos del radiotelescopio eran realizados por los mismos estudiantes. Al entrar en su grupo se les obsequiaba con un conjunto de herramientas numeradas (para no perderlas o cambiarlas por equivocación con algún compañero) que eran tan indispensables como el bolígrafo y el papel milimetrado (en Cambridge había sólo ordenador para toda la universidad en aquella época...).

La curiosidad de Jocelyn Bell hizo que buscara la explicación a unas extrañas intereferencias que aparecían en sus datos que no podían entender y que después de descartar varias hipótesis (incluso que procedieran de Little Green Men, es decir, extraterrestres) resultaron ser púlsares. Su descubrimiento es reconocido en las universidades (recuerdo que me lo contaron en clase, y yo no tengo muy buena memoria para casi nada), y sin embargo no fue reconocido cuando decidieron premiar la investigación en radioastronomía, entregando el premio Nobel conjunto a Martin Ryle y Antony Hewish, su supervisor. Ella se quedó fuera, probablemente por ser estudiante en aquella época. En la introducción, incluso se han permitido hacer un juego de palabras con Nobel y No-Bell, ya que este hecho es más que conocido.

Lo mejor de la charla ha llegado al final, cuando ha contado cómo varias personas tuvieron el mismo fenómeno ante sus ojos y por diversas razones no se dieron cuenta del descubrimiento. Sin duda, muchas veces no sólo son los medios ni los datos de los que dispongamos, sino una buena dosis de paciencia y suerte lo que nos lleva a asombrosos descubrimientos.
Y lo que es mejor: todo esto es aplicable no sólo al ámbito científico, ¿verdad?